L&I

La sobrecarga muscular

Existen diversos tipos de trabajo que pueden requerir al empleado de manera constante, el uso de la fuerza física para el traslado de distintos productos, no obstante un esfuerzo prolongado de este tipo puede generar molestias musculares a la persona.

Una sobrecarga muscular es una contracción involuntaria y continua de las fibras musculares como consecuencia de la práctica excesiva de deporte o la mala ejecución de un ejercicio. Esta lesión es especialmente común en deportistas, pues el entrenamiento supone, entre otros aspectos, repetir varios gestos deportivos, lo que supone de por sí un riesgo de sufrir una sobrecarga muscular. Generalmente se produce por la repetición errónea de un gesto deportivo lo que produce el sobreuso de un determinado músculo.

Los músculos con más probabilidad de  sufrir sobrecargas son aquellos que forman parte de:

  • Las extremidades superiores.
  • El
  • Los hombros.

Es importante acudir a un especialista en cuanto se detecte una lesión de estas características, ya que es posible que propicie el desarrollo de otra más grave, la cual no solo tiende a poseer tiempos de recuperación más extensos sino la posibilidad de dejar secuelas.

Síntomas

Los síntomas más comunes son la pesadez y el dolor de los músculos que, en ese caso en particular, tienen la sobrecarga. Ya te hemos comentado cuáles son los más comunes y, sino se trata, puede llevar a lesiones mayores como roturas o pinzamientos. Entre otros síntomas, notarás como cuesta más mover esos músculos y, además, notas molestias en las articulaciones. Por eso, una vez conocidos los síntomas y si notas que van a más, te recomendamos que vayas a un fisioterapeuta.

Tratamiento

La forma más eficaz de apaciguar el dolor ocasionado por una sobrecarga muscular es la realización de un calentamiento adecuado, la aplicación de calor local y el masajeo de la zona. Para ello lo óptimo es acudir a un fisioterapeuta o rehabilitador que sabrá elegir el procedimiento idóneo para el grupo muscular concreto afectado.

Consejos para prevención

Para prevenir una sobrecarga muscular, son de ayuda las siguientes recomendaciones:

  • Realizar una buena rutina de estiramientos después del entrenamientocon el fin de disminuir el cansancio muscular.
  • Adecuar el entrenamiento al nivel físico de cada personapara evitar de esta manera el sobre entrenamiento. Para ello será recomendable acudir a un entrenador cualificado que preste asesoramiento en la correcta realización de los ejercicios.
  • Incluir el descanso entre las partes más importantes del entrenamiento,un factor primordial para evitar las lesiones.
  • Estar suficientemente hidratado antes, durante y después de los entrenamientospara aportar al cuerpo los nutrientes necesarios.
  • Utilizar un material en correcto estado.
  • Acudir de forma regular a un fisioterapeuta para que realice masajes de descarga muscular. Esto es especialmente importante en el caso de aquellas personas que tengan riesgo de sufrir una lesión de estas características.