Shock Eléctrico

Shock Eléctrico

El peligro de una descarga eléctrica depende del tipo de corriente, cuán alto es el voltaje, de qué forma la corriente se desplazó por el cuerpo, la salud general de la persona y la rapidez con que esta recibió tratamiento. Debido a los tipos distintos de corriente existente su daño es difícil de predecir.

Una descarga eléctrica puede causar quemaduras o puede no dejar ninguna marca visible en el cuerpo. En cualquier caso, si una corriente eléctrica atraviesa el cuerpo, puede causar daños internos, un paro cardíaco u otras lesiones. En determinadas circunstancias, incluso una pequeña cantidad de electricidad puede ser mortal. Por esto es importante estar prevenido en todo momento y tener en cuenta las acciones a tomar en caso de sufrir un accidente de esta índole.

Cuándo comunicarte con el médico

Una persona lesionada por entrar en contacto con electricidad debe consultar al médico. Como se dijo previamente debido a que es difícil calcular el daño ocasionado por un contacto eléctrico, y no solo esto sino que también puede derivar en complicaciones más adelante, es recomendable acudir a un médico de manera inmediata.

Precaución

  • No toques a la persona lesionada si sigue en contacto con la corriente eléctrica, para evitar transferencias por contacto
  • Llama al 911 o al número local de emergencias si la fuente de la quemadura es un cable de alto voltaje o un rayo. No te acerques a los cables de alto voltaje hasta que se corte el suministro eléctrico. Los tendidos eléctricos generalmente no están protegidos con aislación. Mantente al menos a 20 pies (alrededor de 6 metros) de distancia o más si los cables se sacuden y emiten chispas.
  • No muevas a una persona que haya sufrido una lesión eléctrica, salvo que se encuentre en un peligro inmediato.

Cuándo buscar atención médica de urgencia

Llama al 911 o al número local de emergencias si la persona lesionada tiene:

  • Quemaduras graves en una o múltiples áreas del cuerpo
  • Confusión o dificultades para concentrarse
  • Dificultad para respirar
  • Problemas en el ritmo cardíaco (arritmias)
  • Paro cardíaco
  • Dolor y contracciones musculares
  • Convulsiones
  • Pérdida del conocimiento

Toma estas medidas de inmediato mientras esperas ayuda médica:

  • Apaga la fuente de electricidad, de ser posible. De lo contrario, aleja la fuente de ti y de la persona utilizando un objeto seco y no conductor hecho de cartón, plástico o madera. Esto es de suma importancia debido a que existen objetos conductores de electricidad los cuales pueden aumentar los daños
  • Comienza a hacer reanimación cardiopulmonar si la persona no muestra signos de circulación, como respirar, toser o moverse.
  • Trata de evitar que la persona lesionada se enfríe. Y brindarle atención en todo momento
  • Coloca una venda. Tapa todas las zonas quemadas con una venda de gasa estéril (si se puede conseguir) o con una tela limpia. No uses mantas ni toallas, porque las fibras sueltas pueden adherirse a las quemaduras.